top of page

Historia de las Sanaciones Cósmicas y de las Terapias Holísticas Integrales TEC, parte 3

Lee la 1ra parte de esta historia aquí

Lee la 2da parte de esta historia aquí

-------------------------------------------------


Luego de unas interesantes experiencias vividas, escribí mi segundo, tercer, cuarto y quinto libro: Manual del Maestro Espiritual, Manual del Terapeuta, Sanador o Guerrero, Sanaciones Cósmicas a través del Reiki Dorado y Reiki Para Terapeutas.

Ya llevaba el Manual TEC casi todo escrito y los Gráficos bien organizados; eran cientos de páginas y llevaba más de 36 Gráficos escritos. Estaba muy feliz y pensaba todo el tiempo: “Sé que trabajo mucho, pero debe salir muy pronto; esto ayudará a millones de personas a sanar y más aún, al planeta completo a evolucionar”.


Me llegaron miles de receptores con situaciones y enfermedades muy extrañas, que ni siquiera conocía. Cientos de ellos estaban desahuciados por la ciencia médica. El 99% se curaba con las Terapias Holísticas con El Creador y las Sanaciones Cósmicas en conjunto. Eso me llenaba mucho y seguía en mi incansable labor.



Un buen día se me acercó el Maestro Jesús, fue una Espectacular Visita, la cual recibí muy complacida en mi hogar en Fort Lauderdale… “Amado Maestro Jesús ¡qué hermosa sorpresa!”… exclamé, mientras observaba que mi alma y mi espíritu se separaban… Mi Amado Maestro puso Su Poderosa Mano en mi pecho y todo se paralizó por minutos. Su Voz me decía una y otra vez: “¿Te quedas o te vienes conmigo?”. Honestamente, mientras observaba lo que pasaba en cámara lenta y como en una película, no sabia que responder ni sabía exactamente qué estaba pasando, a lo que El Maestro me dijo: “Debes tomar una decisión, ¿te quedas o te vienes conmigo?”. Es la decisión más difícil que he tomado y más aún, donde te dan sólo segundos para tomarla. En mi mente observaba a mi hijo Jesús de 14 años y a mi hijo Jorge de 15; pensaba… “¿Cómo los dejo solos?, sin familia y sin nadie que vele por ellos”, mi decisión fue tácita: “Me quedo”.


En ese momento, millares de Luces Doradas salieron de Las Poderosas Manos del Maestro Jesús, y yo observaba como físicamente Él reparaba en mi pecho, mi corazón, venas y arterias. Estaba teniendo un infarto fulminante y el Maestro Jesús vino hacia mí, segundos antes de que ocurriera... “Una vez más, salvada por la campana”, como dicen en mi tierra; una vez más fui sanada por los Médicos del Cielo, de manera milagrosa y espectacular.

El Maestro Jesús se despidió diciéndome: “Descansa, tienes 10 años trabajando 18 horas al día y sin tomar vacaciones”.


No podía mover ni las pestañas. A los pocos minutos mi hijo Jorge llegó del colegio y me vio sentada en un sofá, sin poder moverme ni hablar, ni siquiera podía parpadear. Él no entendía que pasaba. Afortunadamente, me había tomado la tarea de enseñar a mis hijos la Sanación Cósmica. Con nuestra acostumbrada telepatía, Jorge puso sus manos en mi pecho y me comenzó a enviar Sanación. A los 2 minutos, pude hablar y medio contarle lo que me acababa de pasar.


Él, muy grande, muy fuerte e inteligente, me cargó y me colocó en mi cama, llamando a nuestra Doctora de cabecera. Noemi llegó en 20 minutos, con varios aparatos de medir órganos, signos vitales, una máquina especial para conocer nuestras enfermedades por medio de la voz, reconstituyentes post infartos y demás.


Nada de lo que trajo funcionaba, ya que no tenía aún signos vitales. Mi fiel y diligente amiga estuvo en mi cabecera hasta tarde en la madrugada. Agradezco que, con su condición de Sanadora Cósmica y Maestra Reiki, entendiera mi posición. Sin embargo, desde el comienzo y muy asustada, mi amiga sugería llevarme al Hospital de Emergencias cercano. Mi hijo le decía: “Mi mamá no va a ir al hospital, ella es alérgica a los fármacos, a los antialérgicos, a la penicilina, al yodo y a casi todo lo que hay en un Hospital” y mi frase era: “Ya El Maestro Jesús me curó, no necesito de nada más, ve a tu casa a descansar”.


Mi amiga dejó mi casa cerca de las 02:00 AM y a las 07:00 AM estuvo otra vez allí. Quedó boquiabierta cuando me vio, bañada y levantada de la cama.

“¡Cómo puede ser!”... exclamó… acabas de tener un infarto… ¿qué haces levantada de la cama?”


Nadie puede creer la recuperación tan increíble que tenemos después de una Sanación Cósmica realizada por los Médicos del Cielo.


Ese mismo día en la tarde, mi hijo Jesús estrenaba su primera Obra de Teatro, por lo que me vestí y fui a verlo. Pude manejar y caminar muy lentamente, pero ¡lo logré!


Fue una semana completa de reposo, en la cual comencé a escribir mi 7mo y 8vo libro: Vivencias de un Sanador Cósmico y Reiki Krystal: Luz para las Sanaciones Cósmicas.


No sólo el Maestro Jesús, otros espectaculares Maestros me visitaban día a día… me enseñaron una Medicina que viene desde otras Dimensiones de Consciencia, llamada Terapia Reiki Krystal. Ya yo venia realizando Sanaciones Cósmicas con bisturí, con Energías de los Maestros y otras Herramientas de Luz que vienen desde Estos Poderosos Maestros Estelares, desde que era una niña. Ahora, luego de este acontecimiento en mi vida, las Sanaciones Cósmicas tomaron otro nivel. Ya me venían preparando para ello y desde 2008, venia realizándolas, con sólo sentirlas. Ahora, todo era Mágico e Impresionante, venían Símbolos Matriciales, Geometría Sagrada, sus usos, sus razones de Ser, objetivos, como llevarlas a las personas en forma de Sanación inmediata… ¡No podía imaginar tanta belleza!



El Reiki Krystal es TAN PODEROSO que ni siquiera podía imaginarlo. Ya había estudiado 3 tipos de Reiki (Usui, Dorado y Karuna), más el Reiki Krystal es otro Nivel de Consciencia, su magia es inmediata en nuestro cuerpo. Ahora le preguntaba a los Maestros… ¿Cómo hago con las Maravillosas Sanaciones Cósmicas?, a lo que me respondieron: “Ahora, realizarás Sanaciones Cósmicas con Reiki Krystal” y comencé a ver más y más Energías desde Ellos hacia mí, llenándome con Circuitos, Matrices, Símbolos y Geometría Sagrada Poderosísima, para además, ayudar al planeta a sanar. ¡Esto no puede Ser más Mágico y Maravilloso!... Entendí que, detrás de una circunstancia no favorable puede haber un cambio de vida, si la aceptamos como positiva y pasamos la página, aprendiendo de la situación y no quedándonos en la desgracia. Así que, siguen los aprendizajes.


Afortunadamente, no volví a enfermarme en esa magnitud, eso sí, me realizaba Sanaciones Cósmicas o Terapia Reiki Krystal a diario.