Tú eres Luz...

Ivel Manzano

06 de Enero de 2019

Venezuela

Amada maestra Zol, bendecido y muy radiante día para ti. 


Te envío todo mi amor en un mensajito amorosito, el amor es siempre rico de sentir así que acá va mi amor infinito repleto de amor incondicional. 

Yo te conocí en persona, he tenido la dicha y el privilegio de compartir contigo en un ambiente por demás único y para mí tu eres la Luz Divina del Creador en acción y nada menor a eso. 

Reitero mi infinito agradecimiento para ti, para los Maestros Estelares por ayudarme a crecer un poquito cada día más, estoy infinitamente agradecida con Dios por ponerte en mi camino, he aprendido muchísimo a tu lado y también me la he gozado en grande como ya tú sabrás, como se los digo a todos siempre, Zol es la piedra angular de mi despertar y es la mejor maestra que pude elegir, gracias infinitas por la forma en que siembras amor en nosotros cada día, por tu entrega sublime en ese servicio tan humilde, eres un Ser espectacular y eres Luz Plena.


Hace unos días te decía: “tú eres el paquete completo para mí”, eres mi maestra, mi amiga, mi compañera de viaje y mi madre cósmica, que per sé, es un obsequio cósmico más allá de lo que se puede describir con palabras, siempre me has dado tanto amor con el toque justo de firmeza y me has ayudado muchísimo a crecer y a crear una vida ilimitada llena de aventuras luminosas que parece un sueño. 


Cuando Dios me acercó a ti yo era alguien muy apagado, estaba en un lugar muy tétrico, no veía ni siquiera mi propia Luz y tú me acogiste, me guiaste, me enseñaste con tanta paciencia y sin ningún recelo, siempre estuviste ahí, siempre has estado ahí con ese amor incondicional. Tú creíste en mí cuando ni siquiera yo misma creía en mí y todo eso tiene un valor que no te puedo expresar con palabras, y no termina ahí…


No sólo me has ayudado a mí, has ayudado a mi familia, a mi hermana, a mi sobrina, a todos, siempre nos has dado tanto amor y has sido tan excepcionalmente maravillosa, te bendigo infinitamente para siempre. 


Tú eres una bendición inmensa en nuestras vidas, siempre he sentido mucho amor contigo y tú ha sido más allá de lo sublime conmigo en todos los aspectos. 

Cuando llegó la hora de reencontrarnos en persona, tú fuiste todo lo espectacular que eres, me trataste como tu familia, me recibiste en amor incondicional, me abriste las puertas de tu casa y eso es algo sumamente especial y apreciado en mi corazón eternamente, en todos los planos, en todos los universos, tú eres Luz y Amor Infinito Ilimitado. 


Gracias por todo, por tus enseñanzas tu amor y dedicación e infinitas gracias por toda tu paciencia y humildad, gracias por ser esa mujer tan empoderada y luminosa que nos inspira a dar un paso más allá y a servir en amor incondicional a Dios y a toda Su Creación. 


Con todo mi corazón te amo infinitamente, te bendigo hoy y siempre en este y en todos los universos, te honro, te respeto, te admiro, te adoro y te amo y te todo lo positivo lumínico y amorosito que te puedas imaginar. 


Gracias, gracias, gracias, te mando un abrazo inmenso, repleto de todo mi amor para que lo sientas también. Infinitas gracias por todo lo que eres, por ser, por estar y agradezco infinitamente a Dios porque tú estés ahí, por compartir contigo que es un privilegio más allá de lo sublime.


Ivel Manzano